Home / La Otra Honduras III Parte / UNA LECCIÓN CÍVICA

UNA LECCIÓN CÍVICA

Nos acompaña de nuevo don Froylán Turcios, de cuyo libro, “Anecdotario hondureño”, sacamos esta verdadera lección de verdadera hombría. Al enemigo también debe reconocérsele sus virtudes:
Cuando el doctor Policarpo Bonilla hallábase engrillado en una oscura celda de la penitenciaría de Tegucigalpa, promovióse una plática entre algunos altos palaciegos, deseosos de congraciarse aún más con su jefe, acerca de la culpabilidad en el delito que se le atribuía y sobre sus méritos y errores políticos y personales.

Pusiéronle de oro y azul en términos procaces. No hubo defecto que no tuviera ni crimen que no fuera capaz de cometer, llegando uno de ellos hasta asegurar que era afeminado y cobarde. Al oír esto, el presidente Manuel Bonilla, que se hallaba sentado a poca distancia examinando unos papeles frente a su escritorio, se levantó con gesto amargo y dirigiéndose al grupo de áulicos, dijo: “No está bien expresarse con tanto encono de un enemigo en desgracia. Yo odio a muerte a Policarpo, pero conociéndolo mejor que ningún otro, declaro que no son ciertos, en su mayor parte, los graves cargos que ustedes lanzan contra él, sobre todo, el último. ¡Cobarde Policarpo Bonilla!, esto sí que es el colmo. ¡Cobarde!, cuando con una sola frase cordial que primero moriría que pronunciar, podría obtener en el acto su libertad. No hay ni ha nacido en Honduras un hombre que le supere en valor personal, cívico y colectivo. ¡No, amigos!, no hay que abusar de las palabras. Ellas no podrán nunca destruir los hechos notorios e indiscutibles.
Y ahora, Usted también lo sabe.

Check Also

UN PEDACITO DE LA TRINIDAD…

Publicación Vista: 870

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proximamente Honduras en sus Manos - TURISMO

  • Actividades
  • List Item #2
  • List Item #3

Sub- Heading Text Goes here Tease them

A %d blogueros les gusta esto: