Home / La Otra Honduras III Parte / MORAZÁN Y LA MASONERÍA (CONCLUSIONES)

MORAZÁN Y LA MASONERÍA (CONCLUSIONES)

Como lo hemos visto estos últimos días, la figura del General Morazán sigue siendo, en gran medida, desconocida. Y no deja de sorprender también el apasionamiento que sus actos más personales, más interiores, puedan seguir causando entre nosotros. No es mi intención emitir juicios acerca de los temas que comparto y hoy también dejaré que sea también don Miguel Cálix Suazo quien nos de sus conclusiones sobre este aspecto de nuestro héroe máximo:

Ni Morazán, ni escritores contmporáneos de él, incluso sus enemigos, ni tampoco sus primeros biógrafos, algunos de ellos masones, dijeron que Morazán perteneció a la masonería.
No he recibido contestación del gran maestro de la Gran Logia de Honduras, el abogado José María Díaz Castellanos o de su sustituto el master Edgardo Sevilla Idiáquez, a mis cuatro solicitudes de noviembre y diciembre de 2009, y de enero de 2010, a fin de obtener fotocopias de documentos que deben obrar en los archivos masónicos y en el Archivo Nacional de Honduras, con las cuales se pueda probar o no, en forma incuestionable, la iniciación y actuación masónica de Morazán.
Se puede decir que Morazán no pudo ser iniciado formalmente dentro de una logia masónica en Centroamérica, ya que para la fecha en que éstas se iniciaron en dicha región, él tenía 23 años de haber muerto fusilado en Costa Rica.
La frase: “a la gloria del gran arquitecto del universo”, no está contenida en el manuscrito del testamento de Morazán, como erróneamente se afirma en el documento “Morazán, Benemérito de la masonería hondureña”. La frase escrita por Morazán fue: “en nombre del Autor del Universo”.
La masonería hondureña nació con la fundación de la logia Francisco Morazán, en el oriente de Tegucigalpa en el año de 1898. Esta logia en 1922 pasaría a ser la logia Igualdad, pero debo decir, que no he tenido a la mano algún estudio que se haya hecho sobre la supuesta masonería de Morazán y que se hubiera tenido en cuenta para justificar la fundación de dicha logia en honor a él.
Existen muchísimas inexactitudes históricas en el Decreto 2 del 20 de mayo de 1942, mediante el cual, la Gran Logia de Honduras declaró a Morazán: “Benemérito de la masonería hondureña”, tal situación hace nula la referida declaración.
Mediante el acuerdo N° 19 de fecha 7 de octubre de 1961, la masonería hondureña, le volvió a rendir tributo a Francisco Morazán con la aprobación de la carta de dispensa para fundar una logia en instancia que se denominaría también Francisco Morazán.
El 6 de abril del 2006, la Confederación Masónica Interamericana (CMI) en el marco de la XX Gran Asamblea acordó exaltar y reconocer a Francisco Morazán Quesada como “masón latinoamericano”, esto a pesar de que no existen pruebas históricas sobre ello.
El historiador y masón costarricense Rafael Obregón Loría fue quien hizo la primera alusión sobre que Morazán se inició como masón, pero no mencionó documentadamente el nombre del maestro que supuestamente lo inició (de apellido Echarri), ni la fecha y lugar en que ello ocurrió, sino que tal acto se hace descansar en “la tradición aceptada por gran número de hermanos como algo fidedigno”.
Hay dos masones salvadoreños, el ingeniero José Emilio Alcaine y el doctor Carlos Muñoz Barillas, quienes se refirieron a la supuesta iniciación masónica de Morazán. Ambos coinciden en que a partir del año 1830, hay noticias aunque no documentadas, que en San Salvador existió un triángulo masónico presidido por el general Francisco Morazán y dos de sus ayudantes: los generales Cabañas y Raoul.
No puede ser cierto que Cabañas y Raoul hayan estado en 1830 en San Salvador, pues se hallaban en Guatemala. Respecto a que Cabañas y Raoul “vieron la luz masónica fuera de Centroamérica”, eso no puede ser cierto en el caso del primero, porque en 1830 no conocía más que Honduras, El Salvador y Guatemala. Hay otros dos masones suramericanos (Francisco Casanova y Rafael Ruíz de Gutiérrez), que pudieron haber venido a Centroamérica durante la primera década pos independencia, y que pudieron encontrarse antes de 1830, con Morazán, Cabañas, Saget y Raoul. Casanova y Ruíz fundaron en San Salvador una logia bajo la veneratura del general Francisco Morazán, pero no se dice cómo se llamó y en la cual pudieron ingresar posteriormente Cabañas, Saget y Raoul, entre otros. No es posible que Morazán estuviera en San Salvador durante cualquiera de esos años, máxime que si como se afirma, “era el jefe del ejército aliado protector de la ley en Centroamérica”, ya que este cargo comenzó a desempeñarlo hasta el 1° de enero de 1829 en Ahuachapán, El Salvador.
En conclusión, quedamos con más preguntas que respuestas y de Morazán como masón, tan solo con un mito más.
Y ahora, Usted también lo sabe.

Check Also

UN PEDACITO DE LA TRINIDAD…

Publicación Vista: 868

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proximamente Honduras en sus Manos - TURISMO

  • Actividades
  • List Item #2
  • List Item #3

Sub- Heading Text Goes here Tease them

A %d blogueros les gusta esto: