Home / La Otra Honduras III Parte / EL GOBIERNO QUE LE TOCÓ A MORAZÁN

EL GOBIERNO QUE LE TOCÓ A MORAZÁN

Un 3 de octubre de 1792, nuestra Honduras dio a luz al más brillante de sus hijos. Su valor a toda prueba, sus ideales y, sobre todo, su actos, han logrado que su nombre brille con luz propia en la aparente oscuridad que desde entonces parece acompañarnos. Del sitio ecured.cu tomo este escrito que nos muestra apenas unos cuantos de los múltiples problemas y enemigos a los que tuvo que enfrentarse nuestro héroe en su camino a la inmortalidad:

En 1837 la situación de Centroamérica alcanzó momentos críticos, una epidemia de cólera llevó a paralizar el comercio, y la crisis fiscal se agudiza. A su vez, las fuerzas conservadoras, manipulando una rebelión indígena y campesina, y toman el poder en Guatemala. Como contrafigura de Morazán, surgió de esta sublevación la figura del caudillo Rafael Carrera y Turcios (1814-1865), quien se convertiría, en un encarnizado contrincante para Morazán. No obstante derrotarlo en varias ocasiones, Carrera logra evadir la persecución y hacerse fuerte. Se inauguraba un período conservador en Guatemala que duraría más de treinta años.

El éxito en Guatemala alentó a los enemigos de la integración, a impulsar estallidos similares en el resto de los estados de la federación. Los estados aceleran el rompimiento de sus lazos con la federación, y para aprovechan un decreto federal que los autorizaba a organizarse como mejor les pareciera, siempre y cuando mantuvieran su adhesión al gobierno federal. Honduras se separó de la Federación en octubre de 1838 y se convirtió en Estado soberano e independiente. Nicaragua se declaraba independiente de la República Federal el 30 de abril. Mientras tanto en El Salvador, el Congreso Federal, le brindaba a los estados libertad de auto-administrarse.

Al terminar en 1839 el segundo mandato de Morazán, la situación de la Federación era en extrema crítica y el poder conservador en Guatemala se había consolidado. En febrero, las tropas de Morazán llegan a El Salvador en persecución de Carrera, pero no corrieron con suerte y el caudillo de los conservadores nuevamente logra huir. Para este entonces, el período presidencial de Francisco Morazán había expirado y el Congreso Federal ya había sido clausurado. No se celebraron elecciones para la presidencia federal, y los enemigos del proyecto morazanista, acusaron al gobierno de no tener ninguna base legal porque su período había concluido.

La Federación prácticamente había colapsado, y la revolución morazanista fue derrotada, pero la figura de Morazán seguía siendo un peligro para los conservadores. El 6 de abril de 1839 se enfrenta al general hondureño Francisco Ferrera, en la batalla del Espíritu Santo, cerca del río Lempa, y las tropas federales a su mando alcanzan el triunfo. En tan difíciles circunstancias políticas, los salvadoreños ratifican su confianza en el líder unitario, y Morazán fue elegido presidente de El Salvador (1839-40), y desde allí de nuevo se lanzó a reconstruir la unidad política, en lucha contra las fuerzas oligárquicas concentradas en Guatemala.

Para la oligarquía y el gobierno inglés, Morazán se había convertido en la personificación misma del Estado unitario, aislarlo y, eliminarlo físicamente, significaba terminar con cualquier idea o esperanza de Federación. Por esta razón los enemigos de la unidad no descansaban. El propósito era desalojarlo del mando en El Salvador, o en cualquier otro estado de la región.
Y ahora, Usted también lo sabe.
L

Check Also

NO BASTABA CON LA EDUCACIÓN EN CASA

Publicación Vista: 1.167 Mucho se ha estado insistiendo últimamente en el rescate de los valores ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *