LOS DEPORTES

Recurrimos de nuevo al libro de don Jorge Fidel Durón y sus “Cosas de tiempos pasados” para nuestro programa de hoy…que lo disfruten!:
No sé cuándo se despertó entre nosotros la enorme atracción para el deporte. Eso sí, recuerdo que entre los números de programa de ferias y funciones estaban las carreras de cintas, en las que nuestras bellas damitas premiaban a los vencedores con guirnaldas y a los que se distinguían por las cualidades de sus alazanes.


La fiesta brava era muy pobre, pues aunque a veces se contrataban toreros españoles, cuando éstos no fallaban lo hacían los toros de lidia. Hubo una vez un espectáculo truculento en que un aficionado mexicano se arrojó al redondel y, amenazado de súbito por la embestida del toro, un gringo con sus copas salió en su defensa, y desde el tablado le pegó un balazo a la bestia en el momento crítico. Desde luego, el héroe del día lo fue el aficionado, y el defensor fue objeto de acres críticas por la turbamulta, a la que se le había arrebatado un segundo de emoción.
Los tablados o chinamos eran, hasta hace poco, los lugares en que montaban sus negocios los comerciantes venidos a la feria, pero a veces sus techos eran usados como palcos para los espectáculos nocturnos, como cortesía de la municipalidad de la Villa de Concepción o del Comité de la Feria. Su débil contextura artesanal a veces ocasionó semi-catástrofes, en que cedieron las vigas y nuestra empingorotada sociedad sufrió serios descalabros al venirse abajo la estructura, quizá en los momentos más emocionantes de la función.
Los torneos de pelota, béisbol y fútbol, vinieron después. Si no me equivoco, la primera asociación la formaron jóvenes estudiantes de nuestra sociedad al constituir el Sporting Club que de vez en cuando medía sus fuerzas con equipos locales, como el Honduras Atheltic o con los gringos mineros de El Rosario y San Juancito. Desde luego, no había estadios y el espectáculo era al aire libre, en La Isla o en Guacerique, a veces con resultados desastrosos para nuestros muchachos. Pero había revanchas. Amplios y hospitalarios los administradores de las minas más ricas de Honduras, las de la New York and Honduras Rosario Mining Company, cada 4 de julio invitaban a nuestros deportistas a encuentros sensacionales, como parte de su calendario de celebración de la independencia norteamericana. A cada invitado, la compañía le proporcionaba buena cabalgadura, bien enjaezada y su respectivo mozo. Las fiestas de la Rosario eran suntuosas y cada año, la sociedad de Tegucigalpa se preparaba con antelación para el gran baile y para todos los demás eventos del patriótico aniversario.
Y ahora, Usted también lo sabe.

Check Also

UN PEDACITO DE LA TRINIDAD…

Publicación Vista: 868

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proximamente Honduras en sus Manos - TURISMO

  • Actividades
  • List Item #2
  • List Item #3

Sub- Heading Text Goes here Tease them

A %d blogueros les gusta esto: