Home / La Otra Honduras III Parte / LA PROSA ROMÁNTICA DE JUAN RAMÓN MOLINA

LA PROSA ROMÁNTICA DE JUAN RAMÓN MOLINA

El tiempo pasa y con él pasan también los estilos, las palabras, las formas de expresar el tema universal: el amor. Este día les traigo otro fragmento del ensayo de doña Marta Reina Argueta, “Nací en el fondo azul de las montañas hondureñas”, en donde veremos por qué la poesía conserva por más tiempo su encanto en nuestra memoria:

En los momentos lúcidos, es decir cuando el poeta penetra en sus visiones, que en el fondo reflejan la unidad y armonía del universo, el poeta en trance se separa del hombre común, toma distancia y ve al hombre corriente como si fuera de otra especie. Es la distancia entre el espíritu y la materia, entre el bien y el mal, entre la belleza y la ruindad.Ahora examinemos algunas visiones del poeta sobre el amor de las mujeres. Es bien conocida la atmósfera de erotismo que envuelve la poesía de Juan Ramón Molina.
En 1897 aparece una composición en prosa que la denomina «Luciérnagas» que comienza así:
«Esta noche, viendo cintilar las luciérnagas en el fondo del follaje obscuro pensé en ti, y una oleada de vírgenes aromas y de cálidos perfumes me envolvió, trayéndome muchos recuerdos idos, recuerdos de campiñas bañadas de sol, de cafetos cuajados de jazmines, de árboles doblegándose al peso de las frutas picoteadas por los pájaros salvajes de los bosques.Por un momento he creído escuchar la algarabía de los loros en la copa de los cacaotales, el gemido melancólico de las palomas monteses
Por un momento he pensado en aquella sencilla y rústica quinta, medio escondida a la falda del terrible volcán, quinta donde pasamos horas felices, viendo desde ella ondear a lo lejos los rumorosos maizales…
Por un momento he visto los mansos bueyes rumiando perezosamente sobre el césped; he sentido el suave olor de las yerbas chafadas »
(El subrayado es nuestro).
Véase cómo el centellar de unas luciérnagas es el resorte que traslada al poeta a un amor del pasado y revive y recrea esos momentos felices, prácticamente «ve» en el presente con visión de poeta, las escenas del pasado.
Esas eran las palabras del poeta, de un gran Poeta, hace más de cien años. Es posible que no nos resulten tan atractivas como quisiéramos, pero no podemos, no debemos juzgarlas con ojos modernos, porque ahora, Usted también lo sabe.

Check Also

UN PEDACITO DE LA TRINIDAD…

Publicación Vista: 923

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proximamente Honduras en sus Manos - TURISMO

  • Actividades
  • List Item #2
  • List Item #3

Sub- Heading Text Goes here Tease them

A %d blogueros les gusta esto: